Todo ser viviente, todo lo que se mueva por donde pase el torrente se llenará de vida.

Ayer la primera lectura fue de Ezequiel. ¡Es una de mis favoritos!

El ángel me llevó a la entrada del Templo y vi que brotaba agua de debajo del dintel de la Casa: corría hacia el oriente igual como la Casa que daba al oriente. El agua brotaba del lado sur del altar.

"Me hizo salir por el pórtico norte y que diera la vuelta por el exterior hasta el pórtico este: el agua corría ahora a mi derecha."

Me dijo: "Esa agua corre hacia la región este, desciende hacia la Arabá y desemboca en el mar Muerto para que sus aguas queden sanas. Todo ser viviente, todo lo que se mueva por donde pase el torrente se llenará de vida; la pesca será allí muy abundante. Bastará con que lleguen sus aguas para que haya salud y vida por donde ellas pasen."

(Ezequiel 47: 1-2, 8-9, 12)

La imagen del agua pura que fluye desde la puerta del templo y riega vastas áreas de tierra es reconfortante. Esta agua sustenta la vida. Es una imagen esperanzadora. Es la regeneración de Dios, su bendición sobre el pueblo. Al pensar en esta imagen, recordé una experiencia que la Hermana Briege McKenna tuvo en la que vio agua fluir desde la Iglesia de Santiago Apóstol, en 1981. ¡Vio esta imagen antes de que comenzaran las apariciones! Aquí hay una transcripción de su testimonio en Fruit of Medjugorje, Episodio 30:

Fui invitada a ir a las Conferencias Internacionales para Sacerdotes, y como estoy en el ministerio para sacerdotes, los sacerdotes me preguntaron: "Por favor, Hermana Briege, podría orar con nosotros". Así que los agrupamos en diferentes grupos según los países en los que trabajaban. Así que me reuní con un grupo de sacerdotes de lo que entonces era Yugoslavia. Por supuesto, estos países estaban bajo el régimen comunista. (¡Sabes que la memoria es una gran computadora, y cuando presionas el botón derecho aparece!).

Recuerdo a este fraile en su hábito franciscano, diciéndome que estaba muy frustrado porque era el director juvenil de la Diócesis de Mostar. Nunca oí hablar de Mostar, y él me dijo que los jóvenes estaban siendo seducidos por los comunistas, con propaganda para alejarlos de Cristo y lo que estaba tratando de hacer por ellos. Y me pidió que rezara con él para encontrar el camino.

Una de las cosas sobre mi ministerio es que, es bueno no saber demasiado sobre la persona antes de rezar por ella. Les digo a los sacerdotes: "Padre, no tienes que contarme todo sobre ti. No es que no quiera escuchar tu historia. Pero somos humanos y podemos ser influenciados por lo que escuchamos. Entonces les digo que no confío en mí misma, y es mejor no saber nada antes de rezar por ellos.

Pero sucedió ese día mientras rezaba con él. (Me aparecieron estas imágenes mientras oraba. La gente dice que la imaginación te puede hacer algunas jugadas, pero el Señor también puede usar la imaginación como un retroproyector. Él puede arrojar imágenes que realmente pueden ser clave para esa persona). Y lo que vi fue al padre Tomaslav sentado en la silla principal del celebrante en el altar. Y él estaba mirando el cuerpo de la iglesia y estaba lleno de jóvenes. Y detrás de él, en el altar, fluían corrientes de agua, como ríos. Y los jóvenes lo tomaban y bebían, y mientras bebían salían y traían a otros.

Entonces le dije: "Sabes, padre, no tienes que preocuparte, porque muchos jóvenes vendrán a tu iglesia. ¡Y le dije que podía ver esta iglesia que tenía dos torres enormes! Cuando escuchó esto, casi de inmediato apareció el Padre. Emile Tardiff, que era un Padre del Sagrado Corazón, un misionero a quien conocía (hoy ya murió, que Dios lo tenga en Su Gloria). Pero recibió esta palabra profética, y no pudo haber escuchado lo que le dije al Padre Tomislav, pero se acercó y dijo: "Sabes, Padre, Nuestra Señora visitará tu iglesia".

Lo extraordinario fue que el padre Tomislav aún no había estado en Medjugorje. Los eventos de Medjugorje no habían sucedido. Ninguno de nosotros sabía sobre los dos campanarios de la iglesia de Medjugorje. El padre Tomaslav debe haber pensado que esto era extraño. Qué significa todo esto?

Más tarde me dijo que cuando el obispo lo envió a Medjugorje, cuando el padre Jozo fue enviado a prisión, (sabiendo el hombre brillante que era el padre Tomaslav), estoy seguro de que su esperanza era que descubriera que este evento de las apariciones no era cierto. Y como cualquiera de nosotros hubiera hecho, él solo había visto los signos externos de Medjugorje, pero hay una diferencia de ver desde el exterior que no siempre te hace creer: puedes ver cosas y aún no creer. Y entonces, una de las cosas que hizo fue rezar y decirle a Dios: "Por favor, Dios muéstrame". Y cuando rezó de esta manera, escuchó mi voz como en un megáfono y luego recordó la imágen (de las aguas que fluyen del altar, y los dos campanarios ...) y recordó al sacerdote francés diciéndole que Nuestra Señora vendría a su iglesia. Y en ese momento se dio cuenta de que, como en el Antiguo Testamento, tenía que tomar una decisión porque le había sido enviado un mensaje de Dios.

Bueno, es muy emocionante saber que incluso antes de que comenzaran las apariciones, Dios estaba preparando el camino. Mostró a la hermana Briege esta poderosa imágen, que hasta nuestros días es cierta. Las gracias están saliendo de la Iglesia de Santiago Apóstol, gracias de conversión, fe, esperanza, amor, verdad, vocación, perdón y sanación. El plan de Dios en Medjugorje solo ha aumentado con los años. ¡Y es un plan para rejuvenecer a los fieles y darles vida en gracia! Las gracias que fluyen de Santiago Apóstol también fluyen de nuestros corazones, porque cada uno de nosotros somos templos del Espíritu Santo. Y somos parte del gran diluvio de gracias que se está derramando a través de Nuestra Señora al mundo.

Mensaje del 25 de noviembre de 2008 “¡Queridos hijos! También hoy los llamo, en este tiempo de gracia, a rezar para que el pequeño Jesús nazca en sus corazones. Que Él, quién es la paz misma, dé paz al mundo entero a través de ustedes. Por eso, hijitos, recen sin cesar por este mundo turbulento sin esperanza, para que puedan convertirse en testigos de la paz para todos. Que la esperanza comience a fluir por sus corazones como un río de gracia. Gracias por haber respondido mi llamada."

¡En Jesús, María y José!

Cathy Nolan


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo