PARTE 2 Testimonio Marijana y Jelena



Cuando Nuestra Señora habla sobre la oración, sobre todo habla sobre la Oración con el Corazón. Todos nos preguntamos, y creo que tú también te preguntas: ¿qué significa la oración con el corazón? Y Nuestra Señora dio una respuesta simple. Ella dijo: “La oración con el corazón no se puede explicar. La oración con el corazón solo se puede vivir ".

Y esto significa que depende de cada uno de nosotros personalmente cómo vivimos nuestra oración personal. ¿Cuánto tiempo pasamos orando en un día? ¿Le damos tiempo a Dios a lo largo de nuestro día? Y Nuestra Señora dice que para Orar con el Corazón, la oración debe estar en primer lugar. Todos los días deben comenzar y terminar con oración.

Nuestra Señora nos dijo que al comienzo del día deberíamos estar orando a Dios, ofreciéndole nuestro día, pidiéndole que nos bendiga en este día, que nos guíe y nos guíe. Y al final del día, siempre debemos decir las oraciones de gratitud y acción de gracias a Dios.

En nuestro grupo de oración, de manera específica, Nuestra Señora nos invitó a decir oraciones espontáneas desde nuestro corazón. Porque, Ella dijo que estas oraciones son la forma más fácil de abrir nuestros corazones. Nuestra Señora nos dijo que la oración no es solo repetir las palabras, que la oración debe ser un encuentro con Dios. Hablando con Él. Y con nuestras oraciones espontáneas, lo que podemos hacer es abrir nuestros corazones, como si estuviéramos conversando con Dios, y de esa manera, nuestro corazón estaría abierto a los que nos rodean. Nuestra Señora le pidió a nuestro grupo de oración que nuestra reunión de oración comenzara y terminara con una oración espontánea.

Y Ella también nos dijo, nunca olviden, queridos hijos, la oración de agradecer a Dios. Porque la oración de gratitud, la de acción de gracias a Dios, traerá mucha más alegría y paz a sus corazones. Nuestra Señora dice que debemos de ser consciente de que nuestra vida es un regalo de Dios. Solo por esa razón deberíamos de agradecer sin cesar a Dios.

Además de oraciones espontáneas, Nuestra Señora nos pidió: rezar el Rosario, rezar 7 Nuestros Padres, Ave María y Gloria, leer la Sagrada Escritura, meditar, rezar el Rosario de Jesús y también Conversación - conversación sobre mensajes y meditar sobre los mensajes que Nuestra Señora le dio a nuestro grupo de oración. Y luego, lo que seguiría, sería un intercambio de las experiencias de cada uno de nosotros que fuimos miembros del grupo de oración.

Nuestra Señora dijo que la oración más importante que siempre debe estar en primer lugar en nuestras vidas es la Santa Misa. Y nos invitó a ir a la Santa Misa todos los días, si es posible.

Nuestra Señora también invitó a toda la parroquia a ir todos los días a la Santa Misa al comienzo de las apariciones. Y así es cómo comenzó el programa de oración vespertina aquí en la iglesia de Santiago Apóstol. La Santa Misa en la noche es en agradecimiento por la presencia de Nuestra Señora durante todos estos años.

Para nosotros, que somos miembros del grupo de oración, estos cuatro años que pasamos con Nuestra Señora en su escuela mientras dirigía nuestro grupo de oración, fue como una escuela de oración. No fue una escuela de oración que duró cuatro años. Es una escuela de oración para toda nuestra vida. Sobre todo, Nuestra Señora nos estaba enseñando cómo vivir nuestra fe. Y Nuestra Señora dice sin oración, tu fe no estará viva. Es por eso que Ella siempre nos invitó a orar con sus mensajes.

Y lo que Nuestra Señora nos pedía es el testimonio personal. Que lo que experimentamos, podamos ser testigos en nuestras vidas. No era suficiente solo hacer eso con palabras, sino que necesitábamos ser testigos de eso de por vida. Nuestra Señora nos pedía primero, ser un ejemplo; ejemplo en nuestras familias, con nuestros hijos, con nuestros cónyuges y luego con todas las demás personas.

Y, gracias a Dios, que al principio, cuando Nuestra Señora nos invitó, invitó también a todas las demás personas a unirse a nosotros, y muchas personas se unieron y comenzaron grupos de oración. En cierto mensaje que Nuestra Señora nos dio, Nuestra Señora mencionó específicamente a todos los peregrinos. Agradecía a todos los peregrinos que vienen a Medjugorje. Porque es aquí en Medjugorje, que todos los que vienen están invitados a un cambio de vida. Entonces, Nuestra Señora primero quería que cambiaramos nuestras vidas. Entonces, ustedes que vienen aquí, también podrían ser cambiados.

Nuestra Señora también dijo (es muy importante saberlo) que ninguno de ustedes que ha venido a Medjugorje, vino aquí accidentalmente. Cada uno de ustedes recibió una invitación especial de Dios para estar aquí. Y lo más importante es poder entender esta invitación de Dios. ¿Por qué me está llamando Dios? ¿Qué quiere Dios de mí? Y nuestra respuesta la podemos encontrar solo en nuestra oración personal diaria.

Cuando se trata de la oración, date cuenta de que no es algo que harás solo durante unos días mientras estés en Medjugorje. Necesitas continuar la oración cuando vuelvas a casa. Nuestra Señora dijo en uno de los mensajes que, para cada peregrino, es importante no terminar la peregrinación el último día de la peregrinación aquí en Medjugorje, sino que la peregrinación en realidad continúa cuando regresas a casa. Y su peregrinación puede continuar, sí continúas viviendo la oración, y sí continúas viviendo los mensajes que Ella nos dio aquí.

Y Nuestra Señora también quiere algo de cada uno de ustedes. Dijo que cuando vienes a Medjugorje, cuando experimentas los mensajes, cuando experimentas esta nueva forma de vida, debes volver a casa y convertirte en un ejemplo para los demás, no hablando de Medjugorje, sino viviendo lo que aprendiste aquí.

Y sabemos, especialmente aquellos de nosotros que vivimos aquí en Medjugorje, lo fácil que es hablar sobre los mensajes de Nuestra Señora, decirle a la gente, cuáles son los mensajes; pero cuán difícil es cuando tenemos que vivirlos y cuando tenemos que testimoniar en nuestra vida cotidiana.

Y Nuestra Señora dijo en uno de los mensajes: "Queridos hijos, el viaje en el que los llevo no es nada fácil". Nuestra Señora dice que éste es un viaje que tiene muchos obstáculos, muchas cruces, muchas tentaciones, pero Nuestra Señora nos dice también y nos promete, NO TENGAS MIEDO DE NADA PORQUE YO ESTOY CONTIGO. 

Y estas palabras de Nuestra Señora siempre deben ser un estímulo personal para nosotros cuando pensamos que es difícil, cuando pensamos que no podemos continuar. Entonces es más importante abrir nuestros corazones a Nuestra Señora en oración, y permitir que Ella nos guíe. Y quienes conocemos los mensajes de Nuestra Señora, sabemos que el mensaje más importante que Nuestra Señora nos ha estado dando constantemente es una invitación a la oración.

Y muy a menudo, los peregrinos nos preguntan, ¿por qué Nuestra Señora habla tanto de la oración? ¿Por qué no habla de otra cosa? Danos un mensaje nuevo? Nosotros, como humanos, queremos siempre nuevos mensajes, y ni siquiera absorbemos los mensajes más básicos que inicialmente se nos dan.

Pero Nuestra Señora dijo en uno de los mensajes: "Queridos hijos, la oración es lo único que puede cambiarlos". A través de la oración, Dios los cambiará. Dios primero cambiará tu corazón, tu vida, tus familias. Y solo entonces Dios cambiará la situación en el mundo. Porque podemos cambiar el mundo solo cuando cada uno de nosotros cambia personalmente.

Si Nuestra Señora dijo que la oración es lo único, entonces no hay nada más. Y es por eso que Nuestra Señora por tantos años, siempre nos ha estado invitando a orar. Como dijo una vez: no vino aquí ... que su presencia aquí durante estos muchos años no es para dar un nuevo mensaje al mundo. Ella dijo que está aquí con nosotros como Madre para poder acercarnos a todos en el camino de la conversión más cerca de su hijo, Jesús. Pero sin nuestro corazón abierto, sin nuestra aceptación, Nuestra Señora, incluso si quisiera, no podría ayudarnos. Es por eso que con nuestra oración diaria, necesitamos abrirnos a Nuestra Señora, y debemos permitir que Ella nos guíe.

Y otro mensaje muy importante para los peregrinos. Nuestra Señora dice que muchos peregrinos vienen a Medjugorje, rezan por una gracia especial de Dios. Y Ella dice, muy a menudo sucede, que las personas vienen aquí, piden una gracia especial, rezan para recibir algo y, sin embargo, no se han confesado. Sin confesión, sin un corazón confesado, Dios no puede darnos estas gracias.

Es por eso que Nuestra Señora nos invita a confesarnos regularmente. Que a través de la confesión primero pidamos perdón a Dios. Solo entonces, nuestros corazones estarán libres de todo pecado. Nuestros corazones serán limpiados. Y este tipo de corazón puede orar y recibir toda gracia de Dios.

Y aquí en Medjugorje, muchos peregrinos han venido a nosotros con sus testimonios, esa confesión fue el momento que cambió sus vidas. Pudieron confesarse aquí después de 10, 20, 30, 40 o incluso más años. Y hoy, muchos sacerdotes incluso se refieren a Medjugorje como el mayor confesionario de todo el mundo. Entonces, esto es muy importante de entender en nuestra vida de fe cristiana.

Nuestra Señora dice que el mayor signo es el signo de nuestro cambio interno, nuestra conversión interna del corazón. Entonces, esta es nuestra confirmación. No se trata de los signos externos. No se trata de lo que veremos a nuestro alrededor. Se trata de lo que ocurrirá dentro de nosotros ...

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo