Los Tres reyes Magos


Hace dos días tenía una cita con el padre Francesco, quien es capellán para peregrinos italianos y de habla hispana aquí en Medjugorje. Quedamos de vernos en el Monte de las Apariciones para comenzar la Novena de la Navidad. Llegaron un par de niñas de Colombia, mi hija Valeria y yo. Cuando estábamos listos para comenzar, aparecieron repentinamente 3 muchachos jóvenes y nos preguntaron si hablábamos español y si íbamos a subir el Monte. El padre muy amablemente les dijo que en ese momento comenzábamos a subir y que si querían nos podían acompañar. Pues así fue, se unieron al grupito. Íbamos todos subiendo el Monte rezando los Misterios Gozosos. Además del grupito de hispanohablantes tuvimos la bendición de ir acompañados de Melinda Domitrescu, que es la violinista de Medjugorje para las Adoraciones al Santísimo. Ella iba cantando. ¿Se pueden imaginar que bendición? La Virgen debe de haber estado feliz porque el Cielo estaba especialmente bello, morados, magentas, amarillos, era de verdad un espectáculo de ver.

Cuando llegamos a la cima pedimos por todas las personas que se han encomendado a nuestras oraciones y el padre nos dio una bendición especial.

Estos tres jóvenes colombianos nos contaron que era la Primera vez que estaban en Medjugorje y que venían de peregrinar por varios Santuarios Marianos. No tenían idea de lo que se puede hacer en Medjugorje y nos preguntaron si podíamos sugerirles sobre qué podían hacer en estos 5 días que iban a estar aquí.

El padre y Melinda les dijeron que en este período de Adviento lo aconsejable era subir los dos Montes: Apariciones y Krizevac y hacer el Programa de la Parroquia, que con eso ellos iban a estar más que atendidos por la Virgen.

Nos contaron que venían respondiendo a una llamada muy fuerte y que no sabían porque pararon aquí en Medjugorje.

El siguiente día a la hora acordada para reunirnos y hacer el segundo día de la novena, estaban allí firmes y listos. Sus rostros eran distintos. Algo estaba cambiando en su interior, venían de bajar el Krizevac, y sus miradas y su forma de hablar no era la misma. Cuando rezaban se les quebraba la voz, a penas podían terminar las Aves Marías, y eso nos hizo a todos tener un ambiente especial en esa subida al Monte. Había momentos en los que nos costaba empezar porque las lágrimas comenzaban a salir. Y ya arriba frente a la Virgen se quedaron en profunda oración, de pie viendo la imagen con los ojos cerrados. No quisieron bajar, se quedaron en el Monte disfrutando de la compañía de la Madre.

Al verlos detenidamente, porque tuve la oportunidad de conversar con ellos, solo pensé en los tres Reyes Magos que siguieron la estrella de Belén viajando desde muy lejos para ir a buscar al Rey de Reyes. Y efectivamente hasta físicamente parecen los tres Reyes Magos, uno es muy moreno, el otro alto con el pelo largo y uno más pequeño y con un poco de barba. Han venido respondiendo una llamada, siguiendo a la estrella de Belen, y seguramente llegarán al pesebre a adorar al Niño Jesús porque la Virgen está preparando sus corazones de manera especial para que el Niño nazca en ellos.

Definitivamente en Medjugorje se derrama la gracia en abundancia.


Les seguiré contando…



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo