ABRIR, CONFIAR, COMPRENDER

El 2 de noviembre de 2018, el Día de Todos los Santos, el primer viernes y también el día en que Mirjana reza con Nuestra Señora por los no creyentes, recibí un correo electrónico del Padre Bill Kiel. Esto fue dos días antes de que me fuera a Medjugorje, y él quería hablar conmigo sobre su artículo para la edición de nuestro periódico de diciembre. Me dijo que quería escribir sobre "confianza" y que podría necesitar un poco más de espacio que de costumbre. Le dije que podía extenderse tanto como lo necesitara. La razón por la que el padre quería escribir sobre LA CONFIANZA era porque estaba atravesando la mayor prueba de su vida. Él probablemente necesitaba escribir el artículo tanto como nosotros necesitábamos leerlo! Como ex maestro, estoy seguro que sabía que enseñar es "aprender dos veces".

-“Padre, me dijo: acabo de ser diagnosticado con cáncer”, todavía estaba prácticamente en conmoción.

Unas semanas antes, el padre había ido a revisarse sus ojos porque estaba teniendo problemas de la vista. Su oculista le aseguró que

no había nada malo con sus ojos pero sugirió que se hiciera más pruebas. Los exámenes demostraron que tenía lesiones en el cerebro, así que los médicos lo enviaron a hacerse más pruebas, que revelaron un tumor en su páncreas y manchas en su hígado.

Por supuesto, le aseguré mis oraciones en Medjugorje. Dijo que podía compartir esta información porque quería y necesitaba oraciones.

La noticia se extendió en Medjugorje rápidamente y el p. León dio una misa por el p. Bill en la parroquia San Juan Apóstol dos días después. Recé con todo mi corazón por él mientras peregrinaba a Medjugorje. Nuestro grupo, que incluía cuatro sacerdotes, también oraron por él. Realmente pensé que se curaría en los meses posteriores a la peregrinación.

Los tratamientos de quimioterapia se iniciaron de inmediato y continuaron durante la mayor parte del año. Realmente aniquilaron al Padre Bill, por lo que nunca pudo escribir el artículo sobre CONFIANZA. El p. Bill llevó está pesada cruz el año pasado, con Nuestra Señora a su lado, estoy seguro de que hizo todo lo posible por prestar atención a sus propias palabras que quería escribir sobre CONFIANZA. Escuché que sonrió cuando le contaron sobre el día de oración y ayuno por él el 7 de octubre y que miles de personas estarían participando. La esperanza era que tendría una recuperación milagrosa. Pero por una razón conocida solo por Dios, el Padre Bill murió el 6 de octubre, el día anterior al día de oración y ayuno. Según sus deseos, fue enterrado el día después de su muerte, que resultó ser la fiesta de Nuestra Señora del Santo Rosario. ¡Qué perfecto para un hombre que amaba a Nuestra Señora y el Rosario!

Su misa conmemorativa fue el 22 de octubre, el día de la fiesta de San Juan Pablo II, quien compartió al igual que el padre Bill El amor por Nuestra Señora de Medjugorje.

Bill nunca llegó a escribir su artículo sobre CONFIANZA, pero quería compartir lo que había escrito anteriormente, y me sorprendió (pero no realmente) descubrir que el primer artículo que escribió para nosotros, para nuestro número de octubre de 2013, resultó ser acerca de la CONFIANZA!

Abrir, confiar, comprender

“... si tan solo me abrieras tu corazón con total confianza, lo comprenderías todo. Comprenderías con cuanto amor té estoy llamando; con cuánto amor deseo cambiarte, hacerte feliz; con cuanto amor deseo hacerte seguidor de mi Hijo y darte paz en la plenitud de mi Hijo. ”(Medjugorje, 8/2/13)

¿Por qué es tan difícil para nosotros abrirnos de alguna manera? ¿Por qué es difícil abrirnos para recibir mensajes profundos, pero simples, de una voz del cielo, palabras que nos han dado y que nos ayudaran a cambiar, a ser más felices, más pacíficos y seguidores de Nuestro Señor Jesús?

A lo largo de nuestras vidas pasamos por rutinas de la vida cotidiana, sin entender por qué las hacemos o entender lo que estamos haciendo. Algunos de nosotros llegamos al punto de buscar ayuda profesional para comprender lo que estamos experimentando o para cambiar la forma en que vivimos; Siempre buscamos ser más felices y tener paz. A veces somos ayudados, otras veces sentimos que nunca somos entendidos.

¡De qué se trata la vida!

Como leemos en las palabras anteriores, "... abran sus corazones a Mí con total confianza y comprenderías todo ... ", pero si tenemos dificultades para confiar, necesitamos orar para que la gracia sea dada. Es posible que necesitemos estar quietos y callados y (escuchar) ESCUCHAR con el OÍDO en nuestro CORAZÓN; entonces la CONFIANZA nos llegará.

¿Tenemos miedo de abrir nuestros corazones? ¿Por qué tenemos problemas con la CONFIANZA?

Muchas veces hay personas que me dicen que es muy difícil confiar. ¿Por qué? Simplemente dé un paso más allá de lo que es comodidad para usted y la confianza llegará. Necesitamos estar abiertos al amor de nuestra Santísima Madre. Ella nos ofrece la ayuda para seguir a Su Hijo y recibir la paz de Su Hijo. ¡Qué paz!

Durante el mes de octubre, el mes del Rosario, es un buen momento para recordarnos que cada vez que rezamos el Ave María, terminamos la oración con “santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte ".

Si le pedimos a nuestra Santísima Madre que ore por nosotros, ¿Qué estamos haciendo de nuestra parte para abrirnos a Su ayuda? ¿La estamos escuchando, tratando con gracia de entender lo que Ella está tratando de hacer por nosotros? ¿Estamos tratando de vivir de manera que nos acerque a Jesús, sentir su presencia en nuestras vidas y recibir su paz? ¿O rezamos solo por nuestras propias intenciones definidas? ¡¡¡Estemos abiertos al amor de nuestra Santísima Madre y su Hijo, Jesús !!!

ABRIR, CONFIAR, COMPRENDER.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo